Dedicación del Nuevo Testamento en lengua P'urhépecha


Dedicación del Nuevo Testamento en Lengua P'urépecha

“… iámenduechachi kurhajchakorheaxaka engaksï juchari uandakua jimbo, Diósïri k'éri ambekueri ambe uandani jaka”

Úkuecha 2.11

Los pueblos de Nurio y San Felipe ubicados en la región geográfica y cultural de la Meseta Tarasca en Michoacán, México, celebraron los días 10 y 11 de agosto del presente la dedicación y entrega del Nuevo Testamento en la lengua p'urhépecha.

Esta lengua conocida también como tarasco o michoacano, junto a la lengua mazahua y la lengua otomí, es una de las lenguas originarias que se hablan en el Estado de Michoacán. Según el censo nacional del 2005, el número aproximado de hablantes del p'urhépecha es de 105 556, los cuales viven en 23 municipios.

La lengua p'urhépecha cuenta ya con una larga tradición literaria, la extensa obra de fraile franciscano Maturino Gilberti del Siglo XVI da cuenta del proceso de escrituración y de un profundo estudio de la lengua que influyó hasta el siglo XIX. En este periodo de cuatro siglos se tradujeron los primeros fragmentos de la Biblia.

En el siglo XX el Dr. Maxwell D. Lathrop lingüista del Instituto Lingüístico de Verano, conocido también cariñosamente como “Tata Máximo”, trabajó en la traducción del Nuevo Testamento a la lengua p'urhépecha desde 1935 y fue publicado en 1968. “Tata Máximo” destacó no sólo por ser un gran estudioso y conocedor de la lengua p'urhépecha, sino también por ser un incansable promotor por su conservación y su uso en un ambiente que era abiertamente castellanizador.

Desde finales del siglo XX diversos cambios lingüísticos y ortográficos de la lengua p'urhépecha evidenciaron la necesidad de una nueva traducción. En el año 2000 bajo el auspicio de la Sociedad Bíblica de México y en conjunto con Kari Ranta, investigador lingüístico Finlandés del Instituto Lingüístico de Verano, se inicia la nueva traducción del Nuevo Testamento. El nuevo equipo de traductores fue conformado por Lázaro Márquez, Joaquín Márquez, Julián Joaquín, Tanganxoan Márquez y Abraham Custodio cuyo prestigio como maestros e intelectuales es ampliamente reconocido en estas comunidades. El consultor de la traducción fue el Dr. Roberto Bascom, quien como trabajador de la Sociedades Bíblicas Unidas cuenta con más de 25 años de experiencia en traducciones de la Biblia en distintas lenguas de México y del mundo.

La dedicación se celebró el día 10 de agosto en la iglesia católica de Santiago Nurio, y el día 11 de agosto en la Iglesia Evangélica de San Felipe, misma que pertenece a la Confederación Evangélica de Iglesias en Michoacán. Al evento asistió el director de la Sociedad Bíblica de México el presbítero Abner López Pérez, como representantes y miembros de la junta directiva estuvieron Samuel Turkot, Jose Luis Montecillos y esposa, Salvador Sánchez y Julio Splinker. Se contó también con la presencia de Iskra P. Galicia, Coordinadora de Proyectos y Recaudación, Jorge López, Coordinador del Proyecto La Fe Viene Por el Oír, la Lic. Abigail Huizar, Coordinadora de Administración, Alejandro Tellez, promotor de Ventas y la Dra. Isela Trujillo, Consultora de Traducciones de la misma sociedad.

Además del personal de la Sociedad Bíblica de México, estuvo presente Scott Berthiaume, presidente de la AC del Instituto Lingüístico de Verano y personal de una de las sociedades bíblicas donantes, Joyce Van De Veen y Sander Stevens de la Sociedad Bíblica de Holanda.

 

La misa de dedicación del Nuevo Testamento que se realizó el día 10 de agosto en la iglesia católica de Santiago Nurio fue dirigida por el padre Sergio Clemente, en compañía del Pbro. Ramón Machuca párroco de Paracho. Esta hermosa celebración fue realizada primordialmente en la lengua p'urhépecha y los cantos para la misa fueron bellamente dirigidos por el coro “Iurhi Tsïtsïki” de Cheranastico.

Un carácter muy especial de la misa fue la importante presencia de hermanos y hermanas de muy diversas comunidades de la meseta Tarasca, tales como Urapicho, Aranza, Pomacaran, Arato, Cheranastico , la Zarzamora, Uruapan, San Lorenzo, Tapacuaran, San Marcoas , Pamatcuaro Tatalazaro, Churio y de la misma población de Nurio. Se calcula que hubo una asistencia de alrededor de mil personas, hombres y mujeres de todas las edades.

Largas fueron las filas de quienes deseaban contar con el Nuevo Testamento, la alegría del rostro por tener el Nuevo Testamento, para algunos por primera vez en su propia lengua, no se podía esconder. Al igual que el Nuevo Testamento se tuvo la oportunidad de repartir entre los niños y las niñas el evangelio de Lucas que además de estar en su lengua materna cuenta con un formato muy ameno y agradable para los pequeños.

 

El culto de dedicación del día 11 realizado en la Iglesia Evangélica de San Felipe fue presidido por el pastor Jorge Montecillos, y estuvieron presentes pastores y líderes de cada una de las iglesias que pertenecen a la Confederación Evangélica de Iglesias en Michoacán. El culto fue muy emotivo con muchas alabanzas, pues se contó con la participación de dos conjuntos cristianos, la predicación estuvo a cargo del Pbro. Abner López. Para la entrega del Nuevo Testamento, simbólicamente más de treinta pastores de las distintas iglesias recibieron mano a mano por parte de los miembros de la junta directiva de la Sociedad Bíblica de México, el Nuevo Testamento en su propia lengua.

Al terminar el culto cada uno de los más de 800 asistentes también recibieron el Nuevo Testamento, y además, los representantes de las iglesias llevaron consigo ejemplares para ser repartidos entre los hermanos y hermanas de sus propias iglesias y congregaciones. Al igual que en el evento del día 10, los niños y las niñas también pudieron recibir el evangelio de Lucas.

Otro material de la Sociedad Bíblica de México que también pudo ser entregado fue el audio del Nuevo Testamento del proyecto “La Fe Viene Por el Oír”, coordinado por el hermano Jorge López. Dicho material ha sido muy bien acogido y demandado por las iglesias, sobre todo de aquellas comunidades donde el grado de monolingüismo en la lengua p'urhépecha es muy alto en los adultos mayores.

El Nuevo Testamento en la lengua p'urhépecha publicado en este año 2012, dado el alto grado de transparencia entre las distintas variantes de la lengua, podrá ser leído por una extensa cantidad de pueblos y comunidades p'urhépechas, especialmente los de la zona serrana. Este mismo equipo de traductores está comenzando por primera vez con la traducción del Antiguo Testamento, por lo que se espera que 4 o 5 años se pueda contar por primera vez con una Biblia completa en la lengua p'urhépecha, y de este modo cumplir con la misión y el sueño de la Sociedad Bíblica de México, que la Palabra de Dios pueda estar en “la lengua del corazón” de cada habitante de este país.