Lectionautas por toda América Latina


Lectionautas por toda América Latina

 

 

El programa Lectionautas surgió como iniciativa de las Sociedades Bíblicas Unidas y el CELAM.  Tiene una dimensión formativa, en la que se ofrecen talleres con jóvenes, para  profundizar  la Biblia con el camino de la Lectio Divina, o Lectura Orante. Este camino es una propuesta de lectura, meditación, oración, contemplación y acción que parte de la Palabra, para que la vida sea reflejo de esa Palabra. Hasta el momento se han ofrecido 133 talleres capacitando a más de 15.000 jóvenes. Estos jóvenes son líderes en sus comunidades y transmiten a los demás este estilo de Lectura Orante.  El programa envía semanalmente la guía para hacer el camino de la Lectio Divina del evangelio de cada domingo. Estos materiales se ofrecen en varios idiomas (Español, Portugués, Inglés) a través de internet: www.lectionautas.com .

 

El programa,  ofrece también archivos de audio que presentan le Lectura Orante del Evangelio. Hasta el momento, hay 75 radios que reproducen semanalmente estos caminos de la Palabra; también hay muchos jóvenes que los descargan a sus aparatos de audio, o celulares para adentrarse en la Palabra mientras viajan o van a sus centros de estudio.

Un programa similar se está presentando también para niños, que aprenden a orar con el método de la Lectio Divina, y por Internet se puede obtener en:  www.discipulitos.com.  

 

Nos llegó hace poco tiempo la noticia que también en Cuba  el servicio de Lectionautas ha sido muy bien acogido, y los materiales son difundidos entre los agentes de pastoral. Siguen a continuación algunas líneas del testimonio recibido, que tiene la fuerza directa de quienes lo están viviendo:

“Tremenda alegría me ha dado recibir los dos archivos de lectionautas y discipulitos. 

Te cuento que, hoy mismo he reenviado a toda cuba los dos archivos, sí... a todos los agentes de pastoral: laicos, sacerdotes, religiosas y religiosos que estamos en la red de correos electrónicos de la Iglesia católica.

Nuevamente un millón de gracias. Ahora podemos hacer llegar la lectio divina a los  lectionautas cubanos semanalmente, a la pastoral juvenil, a la catequesis infantil y a todos los de la red católica.

¡Con todo lo anterior te quiero decir que ya tenemos lectionautas en Cuba la bella!

Un abrazo grande desde Cienfuegos, Cuba.

Unidos en la oración y misión”.