Nuevo Testamento Mazateco de San Pedro Ixcatlan


Este duro acontecimiento llevó a los mazatecos a reconfigurar todo su ser cultural, y contra todas las expectativas, sobrevivieron a la separación y al desarraigo. Las nuevas generaciones reconstruyeron el sentido de su existencia misma, pasaron de ser un pueblo indígena tradicional y agricultor a un pueblo pesquero, semi-ganadero y migrante. Cientos de mazatecos que se rehusaron a la relocalización se quedaron a vivir en el brazo de tierra no inundado de San Pedro Ixcatlán, en donde hoy día se ubica la cabecera municipal. Los que salieron, siguieron visitando el lugar y muchos han regresado a vivir a las orillas de la presa y en pequeños islotes que el embalse no cubrió, pues la presa nunca alcanzó las expectativas proyectadas.

En medio de este contexto de supervivencia, la Palabra de Dios, que fue como Roca de Refugio en la inundación y Fuente de Vida frente a la incertidumbre y la desesperanza, consolidó en Ixcatlán una importante comunidad de creyentes que hace cerca de quince años sintieron la imperiosa necesidad de contar con una Biblia que pudieran entender y comprender en la lengua de su corazón. Esta necesidad creció y se extendió a otras familias cristianas relocalizadas en los poblados de Cerro Quemado, El Progreso, Benito Juárez II, Chichicazapa, Nuevo Ixcatlán, San Felipe Cihualtepec, Arroyo Zontle.

La traducción de la Biblia no sólo ha permitido a los creyentes mazatecos de la variante de Ixcaltán la posibilidad de comprender la Palabra de Dios en su lengua materna, sino ha sido motivo para reestablecer redes de comunicación con los creyentes y las familias relocalizadas, de tal modo que es una fuerza que sostiene, protege y reconstruye a la misma comunidad mazateca.

Este importante proyecto de traducción se formalizó hasta el año 2009 y fue apoyado por diversas instituciones como el Instituto Lingüístico de Verano (ILV), el Seed Company (TSC), la Sociedad Bíblica Americana (ABS) y la Sociedad Bíblica de México (SBM). Contó con el valioso trabajo de traducción de Benito Fernández Figueroa y el proyecto fue coordinado por Larry Williams del ILV. En el trabajo de la consultoría participó el Dr. Roberto Bascom por parte de las Sociedades Bíblicas Unidas y en su etapa final la Dra. Isela Trujillo de la Sociedad Bíblica de México.

La dedicación y entrega a la comunidad se celebró los días 21 y 22 de febrero de 2014. En ambas ceremonias se contó con la presencia de las instituciones colaboradoras. Por parte de la Sociedad Bíblica de México A. C. asistieron, la Lic. Iskra P. Galicia Rivero, Coordinadora de proyectos, la Dra. Isela Trujillo, Consultora de traducciones, el Ing. Jorge López de la O, Coordinador del Programa La Fe Viene Por El Oír, el Hno. Marcos López, de promoción y video y el Hno. Alejandro Téllez, promotor de ventas.

Por parte del Instituto Lingüístico de Verano asistieron Daniel Agee, Director, Larry y Cindy Williams, Coordinadores del proyecto mazateco y Terry Schram. Por parte del Seed Company, Leticia Beltrán, Directora de área de las Américas, Laura Gish, de la Dirección de Oración, la Sra. Mindy Robins, líder del equipo de recaudación de fondos. Estuvo también Christopher Key, Director del ministerio de misiones de la Iglesia Paso Robles Bible Church y algunos otros misioneros que lo acompañaron.

La noche del 21 de febrero, en el Centro Cristiano Zamar, en pleno corazón de la comunidad, se realizó un jubiloso servicio de agradecimiento a Dios por la bendición de tener el Nuevo Testamento en su idioma. Emotivas fueron las palabras de felicitación por parte de las organizaciones involucradas y se concluyó con la entrega del primer Nuevo Testamento al traductor Benito Fernández, así como un diploma de reconocimiento por parte del Instituto Lingüístico de Verano. El mismo traductor, presentó una breve reseña de los arduos años de trabajo en este proyecto y agradeció a todos los que formaron parte de este gran esfuerzo.

Una experiencia inolvidable, fue sin duda la lectura Bíblica que se realizó del pasaje de Juan 3:16-21:

 

Bi tsꞌén kamátjoó Néná xtaa̱ kui nga̱sondiee̱

16 ’Nga̱tꞌa̱ Néná achichí tjó kamaá xtaa̱ kui nga̱sondiee̱, nga katsjá ndí ngototoo̱, tsi̱ꞌe̱ nga ngayeje xi sꞌijii̱n kui, xcha̱jajín, kó tasá ngatꞌieé kjo̱a̱mindyion ngatsjé ni̱xtjii̱n. 17 Nga̱tꞌa̱ Néná jmí tsi katsanguiya ndií kui nga̱sondiee̱ tsi̱ꞌe̱ nga sa̱ꞌínjeé xtaa̱, katsanguiya tsi̱ꞌe̱ nga kui ndií xi kꞌo̱xiéꞌá xtaa̱. 18 ’Xi sꞌi̱jii̱n kui, ka̱majéjiín, tanga xi sꞌi̱jinjiín kui, je tji̱e̱e̱n jé, nga̱tꞌa̱ kisꞌijinjiín jaꞌeén ndí ngototoo̱ Néná. 19 Tangatꞌanii̱ kui nii̱ nga ka̱majéná: nga̱tꞌa̱ ndiꞌií jeꞌe kui nga̱sondiee̱, tanga xtaa̱ tjó ngase kamaá kjo̱a̱jñoó ta bo̱a̱jiín ndiꞌií, nga̱tꞌa̱ ndajín kjiꞌi ni xi katsꞌén kui xtaa̱. 20 Nga̱tꞌa̱ ngayeje xta̱ xi ndajín kjiꞌi ni xi ndyi̱tsꞌén, chꞌoo̱ ndiꞌí xi tsꞌentsíjee̱n, kó fíkón tiñajiín ndiꞌií, tsi̱ꞌe̱ nga xcha̱jín ni xi ndyi̱tsꞌén, \v 21 tanga xta̱ xi ni xi ja̱koxi̱ ndyi̱tsꞌén, fíkoón ndiꞌií, tsi̱ꞌe̱ nga ka̱maya ngayeje ni xi ndyi̱tsꞌén nga ndyi̱tsꞌénkjátjosoón Néná.

 

El pastor Arturo Margarito Alejo, hizo la meditación en la Palabra de Dios y se concluyó el evento con una oración de consagración, donde los líderes de las diferentes iglesias recibieron en forma simbólica un ejemplar del Nuevo Testamento.

El día 22 de febrero, se organizó una marcha de testimonio público para la comunidad, una alegre caminata desde las orillas del Pueblo hasta el Salón Municipal “Centenario” donde ya aguardaban cientos de mazatecos que habían sido convocados. En este evento se realizaron los honores a la bandera nacional en el idioma mazateco y en seguida las Palabras de bienvenida del Lic. Rodrigo Mejías Gaspar, Síndico Municipal del H. Ayuntamiento Constitucional de San Pedro Ixcatlán, Oax.

 

El ballet folclórico del Colegio de Bachilleres de Tuxtepec participó con diversos bailables de la región y hermosas jovencitas presentaron la tradicional danza de “Flor de Piña” luciendo los hermosos trajes típicos de toda la región mazateca. Al final hubo un gran convivio colectivo en donde se compartió el alimento a todos los asistentes. Fue así que se hizo entrega de este Nuevo Testamento a cientos de mazatecos hablantes de la variante de Ixcatlán.

Este Nuevo Testamento en la lengua mazateca de Ixcatlán publicado por la Sociedad Bíblica de México podrá ser leído por una extensa cantidad de creyentes mazatecos de las tierras bajas. Hoy en día, la Palabra de Dios en mazateco es sin duda columna y símbolo de la milagrosa sobrevivencia de este milenario pueblo indígena de Oaxaca.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Bartolomé, M.A. y A. Barabas (1990). La presa Cerro de Oro y el ingeniero el gran Dios. México: Consejo Nacional para La Cultura y las Artes.

Enciclopedia de los municipios de México: Estado de Oaxaca (2014). San Pedro Ixcatlán, consultado el marzo 2014 en www.elocal.gob.mx/work/templates/enciclo/EMM20oaxaca/municipios/20309a.html

López, E. (1991). “Política informal y caciquismo en la mazateca baja”. En Castellanos A. y G. López y Rivas. Etnia y Sociedad en Oaxaca. México: Universidad Autónoma Metropolitana.

Toledo, V. (1978). “Uxpanapa: ecocidio y capitalismo en el trópico”. En Nexos. México.